sábado, diciembre 31, 2011

CHAMPANADAS


¡DOCE! ¡ONCE! ¡DIEZ! ¡NUEVE! ...
Pusimos la nave en marcha atrás a la velocidad de la luz en un vano intento por retroceder en el tiempo y así poder enmendar todo lo malo que habíamos hecho en el último año.
¡TRES! ¡DOS! ¡UNO!
Cuando acabó la cuenta atrás y sonaron los cuartos empezamos a sentir una insoportable nostalgia del futuro.




¿Hartos de no saber que canal ver después de las uvas?
 SPAINFUSION, está claro.

miércoles, diciembre 28, 2011

LA CAZA DEL ARMIÑO

Empecemos con una introducción pedante.  La anagnórisis de la tragedia griega suele desvelarse en la peripeteia (giro de la fortuna): en un momento crucial, todo se le revela y hace claro al protagonista, con efectos casi siempre demoledores. Como dice la Choni, es cuando el tío se entera de tó y descubre que la ha cagao.
En un punto de nuestras vidas algo, un hecho, un secreto descubierto, un diagnóstico atroz, nos descubre de golpe, con brutalidad, cual va a ser nuestro destino y todo nuestro mundo anterior salta por los aires. Nada volverá a ser como antes.

Contaba Sir Lawrence Olivier que tenía un método para interpretar el horror de Edipo al descubrir la verdad, recurría al grito desesperado de un animalillo cuando descubre que va a morir irreversiblemente. Pero como la cosa va de griegos, mejor os lo cuento en forma de fábula.




Para cazar un armiño es suficiente
un poco de sal y un corazón de piedra.

En el día más frío, del más frío invierno,
se vierte la sal sobre el más frío hielo.
y se vuelve uno a casa dejando la trampa.
El armiño se acerca, saltando curioso,
Olfatea el señuelo, sin sospechar nada
Lame que te lame, el ciego goloso
deja poco a poco su lengua pegada.

Cuando vorazmente termina el banquete
y retira su boca de la nieve helada
en ese momento el peligro advierte:
¡su lengua en el hielo se queda atrapada!
Es en este instante en que el horror le invade
en el que es consciente de su muerte cierta.
Aúlla y es su aullido la nota más triste
y la más aguda que jamás se oyera.

Intenta a mordiscos desprender la presa,
nervioso  se agita como  llama blanca
que tiembla asustada del aire glacial,
sangra por la boca y su aliento al final
ondea una bandera de fatal derrota;
su esfuerzo es en vano, la dama se acerca
con su paso lento, con sus huellas negras.


Blanco fue el veneno,
blanca fue la víctima,
blanca fue la tumba
y blanco era el viento
de muerte en la tundra.

lunes, diciembre 26, 2011

DIARIOS ESTELARES: ALERTA SANITARIA

 En la búsqueda de imágenes para esta entrada he visto imágenes que ningún hombre debería ver jamás

Hace unos días me extrañó que Sozzap permaneciera demasiado tiempo encerrado en el cuarto de baño. No es que sea raro que esté mucho rato en el cuarto de baño, en realidad es su habitación preferida, lo que me extrañó fue el silencio, ni tormentas intestinales más sonoras que un choque de galaxias, ni los jadeos, alaridos, aullidos acompañados de ritmos de zambomba que acostumbra. Nada. Ni un ruido.
Intrigado, de puntillas, entreabrí la puerta. Una de sus manos hurgaba en su entrepierna. Hasta ahí todo normal. Pero la otra, se alzaba empuñando un bisturí dispuesta a descargar un tajo funesto. Recordaba a Abraham a punto de apiolar a Isaac.
¡Detenteenteenteente! (Hasta en el espacio los wáteres tienen esa acústica tan especial) -le grité.
Él se dió la vuelta, avergonzado, con los ojos llorosos, enrojecidos. Su pene no estaba también enrojecido como el culo de un mandril que es su color natural, recordaba más bien la bandera arcoiris del partido Gay.
Por toda explicación me tendió un recorte de periódico. Lo cogí por una esquina con la punta de mis dedos que uno no es que sea muy escrupuloso pero el diario no era lo único que habían tocado las manos que me lo entregaban.
La noticia contaba que un laboratorio francés estaba retirando todas las prótesis mamarias porque podrían tener contraindicaciones.
Entre sollozos me contó que los de mama no eran los únicos implantes que comercializaban los franchutes, mientras se la miraba compungido. Me dijo que el laboratorio había recomendado retirar los implantes y que como la clínica más próxima es del Insalud Catalán y lo han rechazado por no ser residente, como se ha enterado de que la nueva ministra de Sanidad es Ana Mato* y no se fía, como conmigo no se puede contar para nada porque me desmayo como una damisela en cuanto veo una gotita de sangre, ha decidido operarse a si mismo y retirarse la silicona a la brava.
Le pregunté que por qué se había operado y me replicó que adónde iba con sólo 30 centímetros, que estaba muy acomplejado. Había recurrido antes a un herborista de Singapur que le recomendó unas friegas de ortigas, eficaces pero dolorosísimas, a un biólogo loco que quería implantarle unos genes que son los responsables de que los dientes de los conejos no paren de crecer pero tuvo miedo de que el experimento se le escapase de las manos. También se había comprado unos extensores en la Teletienda, que para lo que quería no servían pero que se mostraron eficacísimos para acabar con los ratones de la bodega.
Logré disuadirlo de lo del bisturí y le aconsejé que mandará un correo a la clínica donde se lo implantaron para que le buscaran una solución.
Al cabo de un rato volvió eufórico con un e-mail de instrucciones en la mano.
-En previsión de un posible rechazo del implante me habían instalado una válvula de seguridad. Es muy sencillo yo sólo tengo que desenroscar la válvula en la punta y luego tú...
-¿Yo qué? -repliqué mosqueado.
-Tú sólo tienes que succionar.




*Mato es un nombre excelente para Ministra de Defensa pero pésimo para Ministra de Sanidad.

domingo, diciembre 18, 2011

LA MADRE NATURALEZA VS LA NATURALEZA DE MI MADRE


Mi madre está formada por neutrinos*. Jamás se hace notar.
Ese saber estar y no estar al mismo tiempo.
Ese pasar de largo por las cosas.Sin dejar huella.
Ese no notar nunca su presencia.
Esa sensación de transparencia ante sus ojos,
que te desnudan, que todo saben y nada cuentan.
Mi padre te amenazaba con la zapatilla. Ella te atravesaba con la mirada.
Ese saber medir el tiempo y las distancias.
Ese saber disfrutar nuestro ruido en su silencio.
Ese saber esperar a que las cosas caigan por su propio peso.
Casi ni fue a la escuela pero con sólo cuatro reglas
le podría enseñar Física Cuántica a más de un experto.



Mama, creo que se va a notar un pelín el photoshop


* "Ya está este pesao otra vez con los neutrinos"  -dirán unos.
"Ya está este plasta otra vez con su familia" -protestarán otros.
"Ya está este tontolhaba otra vez poniéndonos en evidencia" -dirán mis familiares.

Nota de Prensa: Puedo afirmar que la noticia de que mi familia se ha encadenado ante los juzgados reclamando la despenalización del fratricidio no es más que un burdo rumor malintencionado.

sábado, diciembre 10, 2011

DIARIOS ESTELARES

DE MARTE A VENUS. CORRIMIENTO AL ROJO POR EL EFECTO DOPPLER

 


No sabría cómo explicároslo. Son esos fenómenos incomprensibles que pasan a veces por culpa de ir a tanta velocidad que infringes todas las leyes de la naturaleza, de la relatividad, de la gravedad y de tráfico.  No sé si fue por atravesar  un campo magnético, o por una radiación con rayos gamma, o por culpa de alguna porquería transgénica que le echen a los Phoskitos de la merienda. El caso es que a Sozzap y a mí nos ha llegado la menstruación. De Sozzap podría habérmelo esperado pero  creí  que a mí nunca me iba a pasar algo así.
Como es normal, después de tanto tiempo de convivencia nos ha venido a los dos a la vez. Y la situación se está poniendo un poquito tensa. No sólo es esa especie de dolor que parece que te los estuvieran retorciendo como a una sábana en una lavandería china,  además se nos han hinchado los pechos y al empitonarse los pezones  nos rozan con la chaquetilla de la escafandra,  los tenemos en carne viva,  irritados. Me los he tenido que untar con vaselina porque no aguantaba más el escozor. Sozzap  considera que la vaselina la necesita él para otras cosas y que para los picores nada mejor que la saliva. Me he negado en rotundo y me lo he tenido que quitar de encima cuando se reclinaba hacia mi pecho recitando con su lengua ponzoñosa: “Zana, zana, culito de rana, si no zanaz hoy zanaráz mañana”.
Estos arrebatos de apasionamiento nos vienen de vez en cuando porque los pezones no son lo único que tenemos sensible. Combinamos un  cóctel de hormonas tan explosivo que lo mismo nos enamoramos de  Tom Cruise preparando un blodimeri  que podemos desintegrar a un vulcaniano, al grito de Towanda,  por no cedernos el paso en un cruce.  Estamos peleando todo el día y  como se nos han agotado  las existencias de helado para ver las películas de Meg Ryan hemos tenido que comernos a cucharadas  a un inspector de sanidad que se quedó atrapado hace años  en la nevera,
En nuestro interior se libra una batalla entre los estrógenos y la testosterona, una batalla más sucia que la de dos chicas en el barro de una discoteca poligonera; es un sinvivir que  nos está destrozando por dentro. Para distraernos un poco nos hemos ido a comprar zapatos y hemos dejado la Visa Titanio que parece un puñado de BlandiBlup.
No nos atrevimos con los tampones. Estuvimos perplejos   mucho tiempo mirándolos de cerca, los sujetábamos por ese hilillo tan misterioso  delante de nuestros ojos, y estuvimos a punto de autohipnotizarnos con ese péndulo de algodón, sin tener muy claro cómo utilizar un mecanismo  tan complejo. Por un momento pensé en la vaselina, pero Sozzap ya la había guardado en la caja fuerte y se había tragado la llave. Al final nos decantamos por unas compresas con alas.
Después de comprobar lo falsa que es la publicidad porque con los Tampax ni pudimos montar a caballo, ni jugar al billar, ni tan siquiera al squash no nos creemos nada de lo que ponen en  los anuncios. No nos fiábamos de que no traspasara y nos  hemos puesto tres compresas  a la vez por si acaso. El pantalón nos hace un paquete que parecemos los macarras de la Naranja Mecánica y caminamos como John Wayne con un ataque de lombrices pero así nos sentimos más seguras.
Le hemos consultado al ordenador de a bordo y nos ha confirmado el peor de nuestros temores. Estos síntomas se van a repetir cada mes. Cruzamos una mirada de espanto, el horror se reflejaba en nuestros rostros  y se multiplicaba en el mío al ver a Sozzap más desfigurado y feo que nunca.  Había que arreglar este desbarajuste porque no podíamos aguantar milenio tras milenio con este tomate. Es un periodo demasiado largo.
Tras mucho cavilar he encontrado la solución, pero ahora dudo entre cruzar marcha atrás por un agujero de gusano y así retroceder hasta la infancia o saltar al hiperespacio y que nos llegue la menopausia, pero algo hay que hacer porque esto no hay dios que lo aguante. Lo que me va a costar mucho trabajo va a ser explicárselo luego todo a Sozzap,  tranquilizarlo cuando vea que el mes que viene no le baja y convencerlo para que deje de acunar a MI osito de peluche.


Sólo nos curamos cuando nos cruzamos con estas chicas que llegaron a la Tierra en un Sputnik allá por el 68 dispuestas a revolucionar un mundo gris.

¡TODO EL MUNDO A BAILAR SAMBA CON LAS TANGA GIRLS!

jueves, diciembre 08, 2011

ADESTE INFIDELES- ENTREGA FINAL

LAS CUATRO ANGELITAS

Este Ángel cayó.
Estos dos también cayeron (a la vez)
y éste es el preferido de Sozzap para jugar en la piscina de bolas
Aunque a mí me puede parecer la peor de mis pesadillas y no podría pegar ojo con cuatro angelitos custodios así, la nuestra será una Iglesia tolerante (no como otrasss) y habrá  sitio para todos los gustos
y todos los presupuestos

martes, diciembre 06, 2011

ADESTE INFIDELES. VENITE, VENITE

( La pasión de Alejandra Azcárate por Mauricio Vélez)

Me pasé el sábado escuchando a Javier Krahe hasta las 6 de la madrugada. Cuando me dormí soñé que Karol Wojtila me estrechaba la mano. Es lo malo de invocar al diablo; que al final se te aparece.

Cuando desperté pensé que nada hay mejor para irse a la cama que un Jesusito de mi vida (y si es una Jesusita, mejor que mejor) Pero, para mi sorpresa, Jesusito de mi vida® es un dominio y una marca registrada. Gentes de poca fe, si dudáis poned el dedo en esta llaga. ¡Descreídos!, los dominios del señor son inabarcables y la fe mueve montañas. De dinero.

Cada noche, cuando te arrodilles frente a tu cama, mira bien lo que tienes detrás no vaya a estar un representante de la SGAE que te ponga mirandopalaMeca. (Si te arrodillas para rezar; si no, será mejor que mires bien lo que tienes delante y tengas cuidado con los dientes).

Si andáis cortos de ideas sobre que regalar(me)* estas Navidades ya sabéis. Por si acaso me falláis voy a buscar cuatro Angelitas que guarden las esquinitas de mi cama. De esas que se quejan de que soy un cielo pero que al final termino siempre dormido antes de que ellas alcancen el éxtasis.



*   "me" en este caso parece un dativo de interés de lo más interesado.


*            *         *
He visto la luz. Este blog no puede permanecer por más tiempo a espaldas de los mercados. He decidido convertirlo en un lugar de peregrinación, en un nuevo Lourdes, en un Las Vegas de la mortificación y la penitencia. Fundaré la Congregación de mis Perpetuas Adoratrices y venderé bulas de indulgencia plena a todos los pecadores que paséis por este templo.
Por solo 5 euros te enseñaremos a rezar como rezan los ricos.


Optimiza tu tiempo.
Por sólo 10 Euros un franciscano prejubilado rezará por ti.



Y por 100 Euros aquí baila hasta Jesucristo.



Vale. Que los tres son más viejos que Carracuca pero más vieja es la Biblia y aún se sigue vendiendo.

sábado, diciembre 03, 2011

DIARIOS ESTELARES: CENA DE EMPRESA EN EL COSMÓDROMO DE BAIKONUR

Solsticio de invierno. Como cada año por estas fechas los astronautas nos reunimos para celebrar la tradicional cena de hermandad. Al terminar la Guerra Fría decidimos que la sede de la fiesta alternaría entre Cabo Cañaveral y Baikonur. Las reuniones en Cabo Cañaveral son sosas como una asamblea de mormones nonagenarios. Creemos que es porque aunque dicen que nos sirven cerveza americana en realidad se trata de Seven Up con colorante. Y ya no te dejan fumar puros ni en la sala de control.
Las reuniones en el cosmódromo de Kazajistán son otra cosa, algo así como una pesadilla recurrente.
La mesa presidencial la ocupan Armstrong, Collins y Aldrin. Collins se mantiene distante de sus compañeros, frustrado y celoso  murmura por lo bajini que los otros dos siempre le hacen el vacío. Armstrong eufórico coge una cucharilla y golpea la base de una copa para colocarnos el mismo discurso de todos los años. "Este es un pequeño paso para el hombre y un gran paso para la humanidad". Es un pesado. Luego, al llegar a los postres, se empeña en clavar la bandera en el mantel y recorrer mesa por mesa dejando la huella de su botaza impresa en la canela del arroz con leche. Un plasta, el tío, pero en mitad de la fiesta han irrumpido unos inspectores de la Unión Ciclista Internacional un poco despistados, le han preguntado si era Armstrong y luego le han hecho un analisis de orina mientras le palpaban los testículos con morbosidad. Dio positivo, claro.

La veterana Valentina Tereskhova  nos premia siempre con un striptease. Se contonea muy sexy y neumática con la escafandra de látex y la cosa promete. Mientras mantiene la escafandra puesta todo va bien. Pero en cuanto se despoja de ella las tetas se le caen hasta las rodillas. Pese a ello todos los años un astronauta italiano se la cepilla en el guardarropa, porque los italianos, con su expresidente a la cabeza, para tirarse a alguien nunca le han pedido la partida de nacimiento. La perrita Laika ladra desesperada mientras otro italiano la sodomiza, porque tampoco los azzurri son muy exigentes con el ADN ni le piden el mapa genético a nadie. Esta mentalidad tan abierta y esa compenetración con el reino animal les viene de antiguo pues la han mamado de los pechos de la loba capitolina.


A Sozzap le gustan otro tipo de lobas. Como vio que en el salón de al lado estaban celebrando su reunión navideña las chicas de Victoria's Secret se coló en su fiesta por ver si encontraba también unos pechos que llevarse a la boca. En seguida trabó amistad con esta otra Luperca, una italiana que lo único feo que tenía era el nombre y que le invitó a compartir dos canapés. Uno de caviar y otro de muelles. 


A medida que los chupitos de vodka de lentejas, la bebida típica de Kazajistán, les van haciendo efecto, los cosmonautas rusos entonan canciones folklóricas en grupo y marcan el ritmo con puñetazos sobre la mesa, cada vez con más fuerza; la vajilla salta por los aires con cada golpe, cada vez más alto. Rien a carcajadas cuando consiguen poner en órbita una botella de anís del mono. Así ha sido siempre el sistema soviético de lanzamiento de satélites, un poquito rústico pero muy eficaz.
No hemos logrado convencer al astronauta escocés de que utilice una escafandra reglamentaria. Dice que los pantalones le oprimen y sigue usando la falda a cuadros hasta en las misiones extravehiculares. El pobre se está quedando impotente no porque tenga los cojones más irradiados que un columpio de Chernobil sino porque el viento solar se le cuela por la raja de la falda y eso es mucha rasca, siempre le cuelgan estalactitas del escroto. Nos las enseña y huimos aterrorizados. Amargado, el escocés , solo, con hielo, se da friegas de whisky por dentro y por fuera a ver si aquello se descongela, se hincha el fuelle, el roncón se levanta y la gaita vuelve a sonar.
Los chimpancés astronautas juegan al ajedrez en una esquina, ajenos a la fiesta, avergonzados del comportamiento de los humanos. Nos miran de reojo con rencor y desprecio. Siempre se están cuchicheando cosas al oído con aire conspirador, como si estuvieran tramando algo.
Cuando la fiesta declina me escapo a hurtadillas para evitar despedirme de los cosmonautas rusos y su exaltación de la amistad, no es porque te besuqueen ni porque me enternezcan sus lágrimas, es que sus manotazos en la espalda son temibles.
Sozzap se despidió, a gritos y desde lejos, de la italiana que se asomaba a un balcón:
-¡A lo que te salga le pones Rómulo!
- Y a quello che ti salga  a te ¡penicillina! -contestaba la italiana mientras se recomponía la lencería de su marca, se calzaba un stiletto  y le lanzaba el otro. Falló por poco, el tacón pasó como una flecha,  rozándole la cabeza. Luperca nos decía adiós con un solo dedo de su mano que es una manera muy romana de despedirse.
Nada más arrancar la nave nos paró la Benemérita de Kazajistán en un control. El picoleto kazajistaní se puso de muy mala hostia al ver que el escocés, que es el que más y mejor sopla, pretendía beberle el alcoholímetro, pero acabó de perder la paciencia cuando Gagarin, que con la edad anda flojo de la próstata, se le meó en el tricornio. Nos han inmovilizado la astronave con un cepo. Tendremos que volver a casa en camello. Es un poco jorobado, feo y te deja el culo hecho polvo pero no veáis como besa con esos morritos que me pone el muy ladrón.