jueves, julio 28, 2011

El cementerio de Praga


La foto de los miruéndanos es de jlmaral


En el cementerio de Praga, junto a mi tumba, crece una pequeña mata de fresas salvajes. Las turistas más osadas y golosas se agachan para robar los deliciosos frutos. Por un instante disfruto con la cercanía de sus piernas.
A ellas les durará un segundo el placer en la boca. Yo tendré que paladearlo hasta la próxima primavera.
Agradecido me esfuerzo en corromperme un poco más para conseguir una mejor cosecha el año que viene.






10 comentarios:

  1. Acabo de darme un amplio y tranquilo paseo por ésta su casa de usted, en parte por devolverle la gentileza de haberlo hecho antes por la mía (en el desgraciadamente ya lejano mes de junio. Disculpe el retraso) y en parte por una cierta curiosidad, dado que su nombre me resultaba conocido pero no recordaba de dónde ni de qué.

    Y he de reconocer que, aunque sigo sin aclarar si le conocía o no ni de dónde ni de qué, me he divertido tanto con el paseo que creo que me quedaré aun un tiempo. Mas que nada por si me pierdo algo. Y a terminar de leer sus diarios espaciales, que uno también es navegante y gusta de los cielos y sus historias.

    Por cierto, y al cabo de esta entrada, tenga usted cuidado que vi a la vuelta una excursión de recios escoceses con kilt bajandose de un avión en el aeropuerto de Praga. Y venían sin depilar ...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4/8/11

    Descanse en paz ...

    ResponderEliminar
  3. No creo que mis piernas interesen a nadie, pero el cementerio de Praga es uno de los que me quedan pendientes.

    Me pondré pantalón largo cuando vaya...

    ResponderEliminar
  4. Uno de los habitantes del cementerio, sin tan siquiera cambiarse la ropa de difunto, prorrumpió elevando los brazos de forma airada: "Ya está bien de tanta visitita y tanta fresita! Si es que así es imposible conseguir el descanso eterno!"

    ResponderEliminar
  5. ESta entrada estaba programada, perdón por no contestar antes. Hace dos años comprobamos que en el cementerio de Praga crece entre las tumbas una mata de fresas salvajes, lo que en Asturias se llama miruéndanos. Con gula sacrílega nos los comimos, eran pequeños, sabrosos y fragantes. Una delicia inesperada con su puntito morboso.
    Oddiseis, gracias por la visita. No sé si nos conocemos de antes pero tu logo con Ulises amarrado al mástil acosado por las sirenas voladoras adorna la casa de mi familia desde que mi padre se trajo un plato de recuerdo de la boda de los Reyes de España en Atenas, y ya ha llovido.

    Anónimo, los muertos están cansados de descansar.

    NoSurrender, si te ponen los cementerios te recomiendo el de Salzburgo, o el de Luarca sin ir más lejos. El peor cementerio que uno visita es siempre el último.

    Tale, ese difunto tan airado disfrutò mucho con la visita de los escoceses que mentaba Oddiseis. Hay muertos pá tó.

    ResponderEliminar
  6. Un cadáver especial, que en lugar de criar malvas, cria fresas salvajes. Y agradecido, aunque creo que lo suyo es más bien interés.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Anto Etyam, bienvenido. Un cadáver exquisito. No es interés es vocación.
    Siempre me gustaron los anagramas y esas cosas:
    Mayte (me temía) a tí te ama i a mí me mata.
    Pero Anto, ¿de dónde sale Anto?

    ResponderEliminar
  8. Muy buena. La entrada. Tu lápida. La chica de las piernas...

    ResponderEliminar
  9. Muy buena. La entrada. Tu lápida. La chica de las piernas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. De parte de la chica.

      Eliminar