lunes, julio 14, 2014

POBRE DE MÍ


Pobre de mí. La verdad es que no me entero de nada.
Al parecer la policía foral Navarra anda loca tratando de identificar al individuo de rojo para sancionarlo con una multa que puede llegar a los 3.000 Euros. 
Según informan, este despreciable extranjero, (porque seguro que es un guiri), con su reprobable actitud estaba poniendo en riesgo la vida de los miles de paseantes que en esos momentos recorrían apaciblemente el casco histórico de Pamplona, tranquilamente leían el periódico,  admiraban la arquitectura en pendiente de la calle la Estafeta o hacían algo de footing para digerir la chistorra. 
Este vándalo temerario, con su incívico gesto estuvo a punto de deslumbrar a los viandantes con el fogonazo del flash, o de tropezar con alguno provocando una masacre colectiva; es más, aunque las imágenes no son determinantes, se sospecha que pisó a un señor de Tafalla que tuvo que ser atendido por las asistencias con pronóstico reservado. 
 La inefable Mariló Montero ha condenado con dureza desde su tribuna televisiva estos hechos con la repulsa que provocan entre la ciudadanía. San Fermín no se merece esto-- afirmó mientras se persignaba. El cronista oficial de la Villa confirma que no se habían vivido escenas de tanto riesgo en toda la historia de los encierros y que de repetirse esta manía perniciosa de fotografiarse habría que suspender los encierros para evitar males mayores. El arzobispo de Pamplona ha declarado que la fotografía es un arte del diablo y que si aún está por demostrar el que los negativos roben el alma de la persona fotografiada lo que es seguro es que el capotillo de San Fermín no funciona en modo flash. 

Los sanfermines son un bien de interés cultural irrenunciable. La televisión recoge todos los años los sesudos comentarios de pastores y ex-corredores que comentan las retransmisiones, engolan la voz para sentar cátedra sobre la forma correcta de enrollar un periódico, los estiramientos necesarios para mejorar la capacidad anaeróbica durante la carrera o la física aplicada a la adherencia de las zapatillas sobre el empedrado húmedo. Estas piezas maestras de la dialéctica enriquecen nuestro acervo cultural y amplían nuestros limitados horizontes intelectuales. Las universidades de medio mundo se disputan a estos ilustres conferenciantes.


 Los toros son unos animales nobles y bondadosos incapaces de hacer ningún daño a la gente que disfruta sanamente de la fiesta. Su presencia aporta el color necesario y lucen mucho en las camisetas de Kukuxumuxu. Que en los últimos años hayan dejado sin dientes, sin bazo, sin hígado, sin testículos, parapléjicos o sin vida a decenas de corredores son pequeñas minucias que no deslucen el esplendor de esa tradición tan nuestra que es el encierro. 
El que de verdad tiene peligro es el gilipollas de la foto.

4 comentarios:

  1. Me has hecho reir y eso que soy de Pamplona.

    ;)

    ResponderEliminar
  2. La última vez que estuve en sanfermines me lo pasé muy bien. Y eso que se me quemó el coche, perdimos un anillo de diamantes en la plaza y casi me muero de frío.

    ResponderEliminar
  3. Menudo depravado..... yo le metería un castigo ejemplar, a quién se le ocurre llevar un móvil y hacerse un selfi, prisión y garrote vil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso. A ver si así escarmienta.

      Eliminar