miércoles, diciembre 10, 2014

Crimen pasional


Tengo un carácter difícil, impetuoso. 
Reconozco que mi temperamento irracional me pierde, me ciego y pierdo los nervios con facilidad, pero es que él me puteó desde el primer momento. 
Cuando lo conocí yo no sabía dónde me había metido aunque supe de inmediato que, tarde o temprano, íbamos a chocar. Pese a que cualquiera con dos ojos en la cara se daría cuenta al instante de que aquel tipo feo y flaco era un individuo ridículo no pude evitar fijarme en él, y ésa iba a ser mi perdición. Lo seguí a todas partes. Siempre se burlaba de mí en público y con el mayor de los desprecios se chuleaba ante los demás cada vez que me humillaba. Yo me daba de cabezazos porque no lograba comprender que pretendía hacer conmigo tratándome de aquella manera. Sus continuos engaños, además, me enloquecían.
Debería aprender a controlarme, lo sé. Nunca aprendí a contar hasta diez antes de explotar y la sangre me hierve con facilidad y me nubla la vista, pero es que parecía que se esforzaba en causarme el mayor dolor posible en todo momento. Y por su sonrisa cualquiera diría que disfrutaba con aquello. Me hacía daño. Un daño atroz.
Habíamos bailado hasta el agotamiento. Me acarició. Yo me froté contra sus muslos. Dimos vueltas y vueltas hasta jadear sin aliento. La pelea de aquella tarde iba a ser de las que hacen historia. Nos miramos a los ojos con una mezcla de odio, recelo, y miedo, mucho miedo. La gota que colmó el vaso de mi paciencia fue cuando me apuntó con su arma el muy cobarde, él, que presumía de tener los cojones más grandes. Pensaba que  iba a desplomarme de rodillas ante él, que iba a tumbarme a sus pies con la mansedumbre de los derrotados, de los vencidos. 


Pero a los de mi casta nadie nos enseñó a poner la otra mejilla. Cuando se nos ofende embestimos a todo lo que se nos pone por delante.
Soy culpable. Sé que ahora me encerrarán y me harán pagar por lo que he hecho. Probablemente con mi vida.

Me llamo Islero y yo maté a Manolete.

14 comentarios:

  1. Entre tú y yo... yo habría hecho lo mismo si tuviera cuernos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elvis, los cuernos son una cosa muy de quita y pon.

      Eliminar
  2. Uno escoge la profesión y al otro lo someten.-Es una lucha que gane el mejor...Me viene a la mente que la madre de Manolete, baticinó que a su hijo nunca lo mataría un toro(...).

    -Y si no me quitas el apelativo de" duquesa "que me pusiste en la entrada anterio,r iré a por tí:)

    Un abrazo y Felices Fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, principessa. (Cómo sois las de la nobleza en cuanto se os rebaja el título) ;)

      Eliminar
  3. Siempre sorprendes......como las buenas películas que el desenlace se produce en el último minuto. Así que no cambies Manolo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No voy a cambiar, Montse. Lo mío no tiene arreglo ;)

      Eliminar
  4. Nada que hacer. Era su naturaleza. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenía excusa, Ardid. Era una mala bestia.

      Eliminar
  5. Porquete Vas13/12/14

    Algo habría hecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que no era la primera vez.

      Eliminar
  6. Es de agradecer mi sorpresa al final!!! Genial!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, bienvenida. Lo que es de agradecer es tu comentario.

      Eliminar
  7. Llego taaaaaardísimo a leer esto.
    Pero eso no quita que diga: OLÉ

    Muy bueno

    ResponderEliminar