domingo, julio 03, 2016

Embalsamamientos


La soledad se condensa alrededor de mi  piel.
El silencio cuaja el aire en gelatina,
me envuelve en una cera tibia
que recubre cada poro
y con hilos de angustia
teje una mortaja de neopreno.


En medio, yo:
un insecto fósil atrapado en ámbar.
La presión de mil millones de toneladas
y de mil millones de segundos
de quietud y hastío me ha transformado
en esta mierda de diamante de caramelo,
en este souvenir de metacrilato
con un bicho dentro
que liba tedio
mientras espera en vano
el próximo deshielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada