sábado, octubre 08, 2016

ESTE CULO NO SE TOCA



Desde hace más de 20 años el culo de Cubiella recibe a propios y extraños desde su escaparate del barrio del Carmen con gracia sandunguera y alegría de sambódromo.
En su cruzada contra el menor atisbo de ranciedad machista, la directora del Instituto de la Mujer, tan ocupada ella, ha dirigido una carta al propietario del local instándole a su inmediata retirada pues el retrato ofende el pudor victoriano de tan abnegada funcionaria.
Este culo desafía la ley de la gravedad desde hace lustros. Si en Ávila tienen el brazo incorrupto de Santa Teresa, los gijoneses peregrinamos piadosamente hasta ese altar en forma de escaparate para contemplar y venerar ese  milagro de la naturaleza y la genética, porque ese culo inmarchitable no conoce de celulitis, estrías ni flacideces varias. Esas carnes marmóreas permanecen incorruptibles desde la noche de los tiempos: ni una arruga en ese póster, ni una degradación en el color de esos glúteos de bronce. Más de un lugareño se ha dejado la piñata contra la cristalera tratando de arrancar un bocado a ese par de membrillos tan gloriosos.
Ni el Elogio del Horizonte, ni la Madre del Emigrante (ay, prubina), ni ese ferruño de la estatua de Pelayo representan mejor el espíritu de esta ciudad que ese pompis regio. No hay monumento que simbolice mejor nuestras esencias que esta mujer de espaldas al mundo, este trasero excelso, estas nalgas perennes e invictas ante el paso de ese tiempo  que a todos los demás nos aja y nos derrota.

5 comentarios:

  1. Lástima de cristalera, la de piñatas que habrá soportado....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lástima de mí. 300 eurazos me sopló el dentista por el arrebato de pasión

      Eliminar
    2. Lástima de mí. 300 eurazos me sopló el dentista por el arrebato de pasión

      Eliminar
  2. Hola ahora mismo no sé qué estoy haciendo aquí. Lo pienso y si de caso le digo luego. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer tenerte por aquí.
      Me han dicho que el empresario ha cedido a las presiones y ha retirado el cartel. Vamos patrás.

      Eliminar