lunes, noviembre 21, 2011

ABECERDARIO


Wenceslao Tenorio era un bibliotecario metódico y puntilloso en todos los órdenes de la vida. Escogía siempre a sus amantes por riguroso orden alfabético: Ana, Beatriz, Carmen, Dolores, Eva...
Cuando llegó a la Ñ abrazó el celibato por el resto de sus días con el fervor furibundo de un converso.

14 comentarios:

  1. Clavadito al perfil de cualquier asesino en serie... Vamos, que de estar cerca de W. daría algo por llamarme Zebulona o similar :S
    A ver si mientras encontraba él alguna laguna como la de la Ñ...

    Un beso, Pazzos

    ResponderEliminar
  2. A Wenceslao (o Wenceslado, dicho finamente) le falló lo básico. Emigrar, cambiar de alfabeto y listo. Una pena, hay manías muy poéticas.

    ResponderEliminar
  3. Novicia, trabajé en una biblioteca y conocí a un bibliotecario un poco siniestro que siempre contaba cosas de una esposa imaginaria pero luego rondaba los urinarios de la estación de autobuses. También conocí a otro muy simpático y con mucha pluma que me llamaba "antropófago". Por cortar la cinta de embalar con los dientes, que quede claro.

    ResponderEliminar
  4. HombreREvenido, Wenceslao (como Zapatero, como Rajoy) andaba justito de idiomas y fuera de España no se habría comido nada, (como Zapatero, como Rajoy). No habría pasado de la letra alfa ni hablando por señas.

    ResponderEliminar
  5. No me extraña: las dos únicas opciones eran Ñoña o Ñandú, así que...

    ResponderEliminar
  6. Uy, pues va a ser que los bibliotecarios, porque yo conozco a varios flipados, una esotérica, una medio analfabeta (no preguntes cómo llegó a serlo. Bibliotecaria, digo).

    En fin, afortunadas las que venían después.

    ResponderEliminar
  7. Pues en mi pueblo había una a la que le llamaban Ñoña... Cualquier cosa menos el celibato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. un paseante, bienvenido. Encantado de escuchar su silbido por aquí. ¿Ñandú? ¿Propones la zoofilia eventual como alternativa a la castidad?
    Tu comentario me recuerda un estudio que ganó un premio IgNobel de Biología: Necrofilia homosexual en el ánade real.

    ResponderEliminar
  9. Señorita Sunshine, ¿por qué las chicas véis al pobre Wenceslao como un monstruo en lugar de como un esforzado samaritano amante del orden? La pobre Onésima nunca pudo estrenar la lencería nueva que con tanta ilusión se había comprado.

    ResponderEliminar
  10. Elvis, lo que pasa es que en tu pueblo tenéis bibliotecaria y al pobre Nemesio lo tiene escurrío porque tampoco ella puede pasar página.

    ResponderEliminar
  11. Yo tengo un amigo que se llama Ñoco le Bolo, ¿le serviría?

    Pero que tenga cuidado, que si le da la vuelta, es ¡coño, el lobo!

    Requetemua,

    ResponderEliminar
  12. flower, shhhh. Que alguna vez ñoco pasa por aquí y no sé si le apetecerá mucho liarse con un bibliotecario atascado.

    múa,múa y requetemúa, ¿quién decía eso?¿los Chiripitifláuticos?

    ResponderEliminar
  13. Ole!
    Señor Pazzos, hagame usted el favor de presentar este post a algun concurso de microrrelatos. Me haría mucha ilusión decir "yo a este to hace años que lo leo, si yo ya sabía..."
    Muy bueno, si señor.
    Ñesadelblog

    ResponderEliminar
  14. querida Ñesa, fracasar en un concurso de microrrelatos me da una pereza quetecagas.
    ¿Qué ha querido decir cuando me llama "to"? tolay, tontolhaba,tontolculo,tocho, tolondrón, torpedo, tocín... ¿o algo infinitamente peor?

    ResponderEliminar