sábado, diciembre 03, 2011

DIARIOS ESTELARES: CENA DE EMPRESA EN EL COSMÓDROMO DE BAIKONUR

Solsticio de invierno. Como cada año por estas fechas los astronautas nos reunimos para celebrar la tradicional cena de hermandad. Al terminar la Guerra Fría decidimos que la sede de la fiesta alternaría entre Cabo Cañaveral y Baikonur. Las reuniones en Cabo Cañaveral son sosas como una asamblea de mormones nonagenarios. Creemos que es porque aunque dicen que nos sirven cerveza americana en realidad se trata de Seven Up con colorante. Y ya no te dejan fumar puros ni en la sala de control.
Las reuniones en el cosmódromo de Kazajistán son otra cosa, algo así como una pesadilla recurrente.
La mesa presidencial la ocupan Armstrong, Collins y Aldrin. Collins se mantiene distante de sus compañeros, frustrado y celoso  murmura por lo bajini que los otros dos siempre le hacen el vacío. Armstrong eufórico coge una cucharilla y golpea la base de una copa para colocarnos el mismo discurso de todos los años. "Este es un pequeño paso para el hombre y un gran paso para la humanidad". Es un pesado. Luego, al llegar a los postres, se empeña en clavar la bandera en el mantel y recorrer mesa por mesa dejando la huella de su botaza impresa en la canela del arroz con leche. Un plasta, el tío, pero en mitad de la fiesta han irrumpido unos inspectores de la Unión Ciclista Internacional un poco despistados, le han preguntado si era Armstrong y luego le han hecho un analisis de orina mientras le palpaban los testículos con morbosidad. Dio positivo, claro.

La veterana Valentina Tereskhova  nos premia siempre con un striptease. Se contonea muy sexy y neumática con la escafandra de látex y la cosa promete. Mientras mantiene la escafandra puesta todo va bien. Pero en cuanto se despoja de ella las tetas se le caen hasta las rodillas. Pese a ello todos los años un astronauta italiano se la cepilla en el guardarropa, porque los italianos, con su expresidente a la cabeza, para tirarse a alguien nunca le han pedido la partida de nacimiento. La perrita Laika ladra desesperada mientras otro italiano la sodomiza, porque tampoco los azzurri son muy exigentes con el ADN ni le piden el mapa genético a nadie. Esta mentalidad tan abierta y esa compenetración con el reino animal les viene de antiguo pues la han mamado de los pechos de la loba capitolina.


A Sozzap le gustan otro tipo de lobas. Como vio que en el salón de al lado estaban celebrando su reunión navideña las chicas de Victoria's Secret se coló en su fiesta por ver si encontraba también unos pechos que llevarse a la boca. En seguida trabó amistad con esta otra Luperca, una italiana que lo único feo que tenía era el nombre y que le invitó a compartir dos canapés. Uno de caviar y otro de muelles. 


A medida que los chupitos de vodka de lentejas, la bebida típica de Kazajistán, les van haciendo efecto, los cosmonautas rusos entonan canciones folklóricas en grupo y marcan el ritmo con puñetazos sobre la mesa, cada vez con más fuerza; la vajilla salta por los aires con cada golpe, cada vez más alto. Rien a carcajadas cuando consiguen poner en órbita una botella de anís del mono. Así ha sido siempre el sistema soviético de lanzamiento de satélites, un poquito rústico pero muy eficaz.
No hemos logrado convencer al astronauta escocés de que utilice una escafandra reglamentaria. Dice que los pantalones le oprimen y sigue usando la falda a cuadros hasta en las misiones extravehiculares. El pobre se está quedando impotente no porque tenga los cojones más irradiados que un columpio de Chernobil sino porque el viento solar se le cuela por la raja de la falda y eso es mucha rasca, siempre le cuelgan estalactitas del escroto. Nos las enseña y huimos aterrorizados. Amargado, el escocés , solo, con hielo, se da friegas de whisky por dentro y por fuera a ver si aquello se descongela, se hincha el fuelle, el roncón se levanta y la gaita vuelve a sonar.
Los chimpancés astronautas juegan al ajedrez en una esquina, ajenos a la fiesta, avergonzados del comportamiento de los humanos. Nos miran de reojo con rencor y desprecio. Siempre se están cuchicheando cosas al oído con aire conspirador, como si estuvieran tramando algo.
Cuando la fiesta declina me escapo a hurtadillas para evitar despedirme de los cosmonautas rusos y su exaltación de la amistad, no es porque te besuqueen ni porque me enternezcan sus lágrimas, es que sus manotazos en la espalda son temibles.
Sozzap se despidió, a gritos y desde lejos, de la italiana que se asomaba a un balcón:
-¡A lo que te salga le pones Rómulo!
- Y a quello che ti salga  a te ¡penicillina! -contestaba la italiana mientras se recomponía la lencería de su marca, se calzaba un stiletto  y le lanzaba el otro. Falló por poco, el tacón pasó como una flecha,  rozándole la cabeza. Luperca nos decía adiós con un solo dedo de su mano que es una manera muy romana de despedirse.
Nada más arrancar la nave nos paró la Benemérita de Kazajistán en un control. El picoleto kazajistaní se puso de muy mala hostia al ver que el escocés, que es el que más y mejor sopla, pretendía beberle el alcoholímetro, pero acabó de perder la paciencia cuando Gagarin, que con la edad anda flojo de la próstata, se le meó en el tricornio. Nos han inmovilizado la astronave con un cepo. Tendremos que volver a casa en camello. Es un poco jorobado, feo y te deja el culo hecho polvo pero no veáis como besa con esos morritos que me pone el muy ladrón.

23 comentarios:

  1. yo tenía cierto repelús hacia las cenas de empresa pero con el tiempo (sera la madurez?)voy descubriendo su encanto (grotesco o glamouroso segun la hora), ahora falta que este año en el salón de al lado me encuentre a los bomberos del calendario, preferiblemente a Marzo, eso no me ha pasado nunca.

    Voy a volver a leerme el texto, por si se me ha escapado algo.

    ResponderEliminar
  2. eSadElBlOg, no si nosotros también nos los pasamos bien, sobre todo el camello al que no se le ha vuelto a borrar la sonrisa de la boca.

    De los bomberos quédate mejor con Julio o Diciembre y gástate su paga extra. O todos a la vez y que arda París.

    ResponderEliminar
  3. Por Dios, dile a tu amigo el escocés que se puede ser escocés y usar calzoncillos al mismo tiempo...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. elvis, a la que nunca usó bragas las costuras le hacen llagas.

    ResponderEliminar
  5. Es la tragedia de los escoceses: su fidelidad a las costumbres los deja tiesos; de frío, aclaro.
    Ahora, sobre lo de la penicilina, me viene a la cabeza un chiste muy viejo, también internacional:

    -¡Abdul, lo que hemos hecho no tiene nombre! -gime ella.
    - Pues apellido tampoco: me voy mañana.

    ResponderEliminar
  6. Tremendo peligro el de las cenas de empresa, se corre el riesgo de mostrar en unos minutos el yo deshinibido oculto -o no tanto- durante el resto del año.
    Las del gremio de astronautas, imagino universales, infinitas y de resaca de polvo de estrellas...

    ResponderEliminar
  7. Cuentan que durante la misión Apollo-Soyuz (la primera que hicieron conjunta los yankis y los rusos) los cosmonautas soviéticos insistían una y otra vez a los americanos para que tomasen de unos tubos de pasta alimenticia en cuya etiqueta ponía "Borsch" (sopa tradicional rusa). Sin éxito. Así que se las acabaron ellos, y a cada sorbo les subían los colores y se ponían cada vez mas alegres y amistosos. Lógico; era vodka "de contrabando".

    Si vas a liarla, líala al otro lado del telón de acero.

    Por cierto, ya me parecía a mí que lo del accidente de avión de Gagarin fue un montaje y que, como "El Rey" seguía entre nosotros con su traje blanco cuajado de estrellas.

    Saludos para cuando amanezca de la resaca.

    ResponderEliminar
  8. un paseante, lo de la penicilina es un préstamo que le hemos pedido al profesor Cojonciano, todo un maestro.

    ResponderEliminar
  9. tesa, imagino que en las cenas de empresa a tí te sale la leona que llevas dentro y habrás devorado a más de uno. De canapés estoy hablando.

    ResponderEliminar
  10. odisseis, me apunto lo del Borsch.
    A Gagarin para arrastrarlo hasta la fiesta siempre tenemos que recurrir a alguna triquiñuela espacio-temporal, traerlo de donde quiera que esté orinando a una velocidad superior a la de la luz.
    Si sabes lo del Borsch quizás puedas confirmarme si es cierta la leyenda de que los cosmonautas antes de embarcar siempre echan una meadita al aire en honor de Yuri que tuvo que aliviarse en la misma pista del cosmódromo justo antes de convertirse en el pionero de todos nosotros.

    ResponderEliminar
  11. Y yo al Rey con un traje blanco cuajado de estrellas no lo he visto ni en Baqueira.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo4/12/11

    Muy bueno el toque cachondo-surrealista, y muy honesto citar al cojonciano....Gordo, si fumas o bebes algo nuevo, a ver si invitas a los amigos!!!.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. berto, al César lo que es del César y al Jueves lo que es de El Jueves. ¿Y no te acuerdas de que la pegatina roja de la loba capitolina la compramos en Roma aquella Nochevieja que pasamos en una escalera con unas sevillanas? ¿Estás seguro de que te apetece un chupito de vodka de lentejas para recordar los viejos tiempos?

    ResponderEliminar
  14. Lo del meo al aire es verídico; tienen la rampa de lanzamiento hecha unos zorros.

    ¿Y como osa poner en duda lo del Rey si lo tiene usted de contertulio y con comentario activo solo unos cuantos pisos mas arriba?

    ResponderEliminar
  15. Ay Pazzos, yo quiero ir de cena de empresa contigo. Prometo firmeza al quitarme la escafandra.

    No me hagas reir tanto, que no es bueno para la salud. ¡¡Eres genial!!

    Mua,

    PD: ¿te han dicho alguna vez que estás como una cabra?

    ResponderEliminar
  16. Oddiseis, es fácil confundirse de Rey porque como ahora no se quita las gafas oscuras lo distingo del otro sólo por las patillas.

    ResponderEliminar
  17. flower, a la firmeza en una flor se la llama lozanía y estoy seguro de que cuando te desprendas en ese striptease del último sépalo seguirán los estambres muy bien puestos.

    La Asociación Ecologista en Defensa de la Autoestima Animal ha tomado buena nota de tu comparación de la cabra. No te vas a ir de rositas así como así después de una difamación como ésa.

    ResponderEliminar
  18. Entiendo al escocés.
    Para que las costuras no me hagan llagas me pongo los calzoncillos al revés. También las camisetas.

    ResponderEliminar
  19. Caruano, los escoceses evitan los roces porque son de mucho caminar y si no mire
    No sé que es mejor si una toma de seis minutos hablando de güisqui o tomarse seis guisquis en un minuto sin hablar nada.

    ResponderEliminar
  20. Mrs. NB6/12/11

    Tendré que leer más (mucho) para centrarme: de momento, las estrellas y los solsticios me resultan familiares.

    Escafandra en mano. Genuflexión en curso.

    ResponderEliminar
  21. Mrs NB, bienvenida. Mejor deja la escafandra puesta y ni se te ocurra ponerte de rodillas que esto está lleno de indeseables.

    ResponderEliminar
  22. Canapés varios ...de salmón ahumado, que no de LoMónaco.
    La cena de empresa es sagrada para mantener el tipo, soy muy mirada ...ya quisiera parecerme a mi prima Tereskhova

    ResponderEliminar
  23. Tesa, es que devorar un poquito de salmón lo puede hacer cualquiera pero devorarse un colchón entero está sólo al alcance de unos pocos.

    ¿Qué tendrá el nombre de Valentina Tereskhova que lo oyes una vez y ya no se te olvida? Tiene sonoridad de heroína sonriente. Hay nombres que marcan tu destino: Marconi-inventor loco, Casanova -donjuan insaciable, Torquemada-cabrón con pintas.

    Ya quisiera tu prima estar la mitad de felina que tú.

    ResponderEliminar