martes, enero 02, 2007

QUIERO SER UN BUEY DE KOBE


El kilo de solomillo más caro del mundo no se encuentra en los cachetes de Jennifer López sino en los cuartos traseros del buey de Kobe.
Esta raza de bovino es cuidada por sus criadores japoneses con mucho más mimo del que dedican a sus sufridas esposas (eso seguro, asentirán en silencio mis millones de feministas lectoras).
Son amamantados con leche descremada y enriquecida con Omega 3. Los destetan con cogollos de Tudela y espárragos trigueros. Reciben cada día un masaje tailandés para enternecer sus carnes. Sus establos están enmoquetados y un cuarteto de cámara húngaro ameniza con adagios su apacible rumiar.
Se les sirven a diario tragos de genuina cerveza de abadía, eso sí con moderación, para marinar lentamente sus tejidos. Un maestro campanero flamenco se encarga de afinar cada mañana sus cencerros para evitar que una falsa nota perturbe sus delicados oídos.

Cuando llega el momento del sacrificio un gabinete de psiquiatras argentinos los prepara para tan duro trance, se les vendan los ojos con un pañuelo de Hèrmes y son monitorizados por un equipo de cardiólogos de la Clínica Mayo para evitar sobresaltos innecesarios durante el proceso de eutanasia controlada.
Para aliviar su duelo y garantizar el reposo eterno de sus almas los dueños pagan una misa funeral concelebrada por ocho arzobispos y un par de lamas (el caché de un lama equivale a cuatro veces el de un arzobispo).

La hamburguesa de buey de Kobe sale por unos 90 euros. El ketchup, de momento, no te lo cobran.

Y luego dirán los humanos que son las vacas las que están locas...
Otros artículos de Pazzo´s Delicatessen: El café más caro del mundo.
..............................................................Fuera de serie.

23 comentarios:

  1. Anónimo3/1/07

    Pues 90 Euros me parece poco, la verdad.

    La barbacooooooooaaaaaaaa,
    la barbacoooooooooaaaaaaa
    cómo me gusta barbacoaaarrrrrrr...

    (o algo así)

    ResponderEliminar
  2. Una ración de churrasco de primera para Sintagma. Marchandoooo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/1/07

    Oye, yo lo probé en un restaurante especializado en Mondariz y te puedo asegurar que no hacía falta cuchillo...Bueno, cuando nos trajeron la cuenta, sí...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3/1/07

    No se si merece la pena, la verdad...( aunque habría que preeguntarles a ellos...)

    ResponderEliminar
  5. pues yo pazzos comerme un poco de solomillo del tal buey me gustaría... pero ser buey un Kube para nada, como que me gusta más trajinarme la vida según me llega, no tan hecha la verdad...
    Feliz año, chaval, besos y gracias por la información sobre delicatessen...
    ¿cual será la próxima? la trufa más cara del mundo tal vez...la espero.

    ResponderEliminar
  6. Me gustas más como eres.

    ResponderEliminar
  7. Estupendo... como siempre; y no me refiero al solomillo de buey de Kobe ni a las "carrilleras" de la López.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo3/1/07

    jajja no como carne pero dice que es lo max de lo max... ya lo de la hamburguesa me parece un despedicio pero entre gustos y colores..... ya se en que quiero reencarnar jajajjja
    oye pazzos fellizzz añññoo
    laonza

    ResponderEliminar
  9. detective, se me olvidó que un grupo de septuagenarias de Kioto se encargan de conseguir darle el punto a la carne masticándola con sus encías mondas. Por eso la encontraste tan blandita en Mondariz. Te sirvo un entrecot poco hecho para tí.

    nancicomansi, que los bueyes llevan muy buena vida, te lo digo yo. Para ti un cordon bleu.

    gaia, de delicatessen tú sabes bastante más que yo, porque en Lusitania saben sacarle el jugo a la vida. Unos escalopines en reducción de madeira, espero que te disfrutes.

    quantum, que poco me conoces. Te pongo un chuletón, o un chulazo si lo prefieres.

    tomás, las carrilleras de cualquier bicho siempre están para chuparse los dedos. Sírvete lo que quieras, buffet libre para tí.

    laonza, no se que ofrecer a una vegetariana, ¿un hueso de caña? En el tuétano se esconde la esencia de la vida. Si vences tus escrúpulos, verás que rico.

    ResponderEliminar
  10. ¿Llego tarde para chupar algún huesecillo? Invita la casa... supongo. ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Anónimo4/1/07

    y porqué un cuarteto de cámara húngaro y no americano, rumano o ruso? por ejemplo
    rápidamente voy a buscar lo del café... el jamaicano es?

    ResponderEliminar
  12. Anónimo4/1/07

    vale sí, es el jamaicano y tú hablas de otras cosas
    :)

    ResponderEliminar
  13. mia moore, un placer tenerte de nuevo por aquí. He reservado una pierna entera para tí, la he dejado curando en sal para que cuando reabras tu blog podamos disfrutar de una cecina estupenda. El aceite de oliva corre de tu cuenta.

    batiscafo, este establo te da la bienvenida. Por una extraña razón los músicos magiares sintonizan mejor con el espíritu sensible de los bóvidos. Pero hay una vacante de cello solista para una granja pequeña, por si te interesa.
    El café Blue Mountain jamaicano se cotiza al módico precio de 80 dólares la libra, una ganga comparado con el otro.
    Ración doble de Filete Stroganoff con setas que te veo con apetito.

    ResponderEliminar
  14. Esa costumbre de alabar hasta la náusea las cosas carísimas tiene un efecto perverso. Que cuando las pruebas dices: "Pues no es para tanto".

    ResponderEliminar
  15. Ya me parecía a mi que tantos mimos y cuidados, tan minuciosamente planficados e interesados, tenían que acabar en "matarile".

    Yo prefiero una vida algo más mediocre que terminar en un plato desconocido para ser deborada. Bueno...emmm...supongo que depende de por quien y cuando.

    Me quedo un rarito a disfrutar de tu blog, con tu permiso.

    ResponderEliminar
  16. eso si que es una vida digna para las reses, cohones

    ResponderEliminar
  17. alicia lidell, ya que te muestras de gustos tan sobríos y modestos te daré un poco de morro, sabrosísimo eso sí. Tengo tanto.

    vanesolo, en este blog estamos muy interesados en tratarte con todo mimo y cuidado. Lo que hagamos contigo luego tenemos que planificarlo minuciosamente. Veamos que nos sugiere Topor en su "Cuisine canibale". Para tí una tira de asado de lomo que hay que cebarte bien.

    Txe, me lo has puesto a güevo, ya que lo pides para tí criadillas.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo5/1/07

    Pues para la lista de precios en "crianza" no me parece cara la hamburguesa.
    Creí que el final sería otro.
    En el Infanzón tuve una gallina criada a cuerpo de reina, para que el caldo fuera manjar de Dioses.
    Hasta la llamé, princesa y la traté de usted.
    Pero a la hora de la verdad, me dió pena degollar a una entrañable amiga
    y se quedó conmigo hasta que murió de vieja.
    Eso si, aprendí la lección, y desde entonces, caldo de verduras. Mon

    ResponderEliminar
  19. Emperatriz, me alegro de que estés mejor. En tu estado lo mejor un caldito, ¿hacen cubitos de Starlux con Buey de Kobe?

    ResponderEliminar
  20. Emperatriz, ya te dije otra vez que si te daba por ponerles nombre a las gallinas el mejor era María Antonieta, para evitar escrúpulos posteriores.

    ResponderEliminar
  21. Anónimo8/1/07

    ¿Hamburguesa de Kobe? Buff...

    Un solomillo sale por bastante más de 90 euros. Incluso en japón te cobran más que eso en un súper, es sorprendente que ponen UN filete en una bandejita, papel, lacito, y tienes un regalo fino. Imaginaos aquí la cara de alguien a quien le planten un filete en papel de regalo.

    En todo caso, es una preciosidad esa carne, con la grasa infiltrada entre el músculo por la acción de los masajes, parece mármol.

    Pasé por delante de docenas de vacas y bueyes cuando el tren cruzó Kobe, me extrañó que las expusieran al zumbido del Shinkansen, pero luego me acordé de cuánto me gustaba ver pasar trenes cuando era niño.De lejos parecen bueyes, como el Shinkansen, que de lejos parece un tren.

    ResponderEliminar
  22. balcius, bienvenido. Da gusto encontrar opiniones de gente tan bien informada y además con datos recogidos de primera mano. La grasa entreverada siempre está deliciosa y los que somos más de dulce que de salado no vemos nada de extraño en regalar un filete en estuche de terciopelo. He regalado algún jamón de jabugo con lazo que, para el caso es casi lo mismo.

    Desde pequeño me fascina la levitación magnética. Que se siente al montar en un tren-bala. ¿Es como una alfombra mágica?

    ResponderEliminar
  23. bslcius, se me olvidaba, ¿hace un tournedos poco hecho?

    ResponderEliminar