sábado, octubre 28, 2006

FORMICA


Inconvenientes del campo
Originally uploaded by [ ruth ].
Tengo una mesa gris de Formica ante mis ojos. (Formica en realidad es marca registrada por unos suecos primos lejanos del Sr. Ikea). Mas, como evoca la errónea etimología (las etimologías falsas, a veces, son las verdaderas) la mesa esta llena de hormigas furiosas que en su excitado ajetreo de actividad confusa segregan, más bien, secretan el ácido fórmico que nos salpica los ojos. Y se proyectan sobre el telón de los párpados nuevas hormigas de luz gracias al viejo truco de la persistencia retiniana. Y las hormigas bullen aún más excitadas por causa de los ácidos. Miras la proyección tratando de adivinar entre tanto punto luminiscente alguna forma definida. Permaneces atento ante la pantalla, como en una emisión frustrada de televisión por culpa de tormentas en el Gamoniteiro. Zumban rabiosas las hormigas de fósforo como devorando un cadáver de celuloide rancio. Y unos ingenieros de Bell Laboratories tratando de sintonizar mejor aquella antena, por terminar de ver cualquier bodrio en la tele, hurgaron en un hormiguero similar con un palito. Y escuchando aquel canto descubrieron que venía de todas partes, era la radiación de fondo, el roncón que pone un continuo musical al Universo. Cuando quisieron representar este fenómeno recurrieron de nuevo al hormiguero. Un hormiguero atroz en expansión constante, que todo lo rodea y es frontera de nada, que es infinito y tan viejo como el tiempo. (Y el símbolo del infinito es otra hormiga, apenas dos círculitos unidos por un abdomen de delgadez imposible). El crepitar de hormigas era sólo el eco del naufragio primigenio.
Vuelvo a cerrar los ojos y el vértigo me invade pues comprendo, que en aquella primera tirada de dados, ya toda nuestra suerte estaba escrita.

15 comentarios:

  1. Qué texto más sugerente... me gusta mucho cómo vas hilando distintas imágenes sobre un fondo común. Y después está el cósmico final. Consigue dar una dimensión a todo al escrito aún más interesante.

    ResponderEliminar
  2. Opino como Carlos, que texto tan sugerente... me has llevado de la manita sin poder soltarme de tus reflexiones.
    Por otra parte ¡que relax tan apacible parece que disfrutas!.
    jajjaaja... ya he visto la coincidencia con Dickens...

    ResponderEliminar
  3. Sencillamente magnífico.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¿La formicación es pecado?

    ResponderEliminar
  5. Si algo tan carente de poesía como la formica ha hecho que llegues a unir así las palabras, abandonalo todo y ponte a escribir, rapaz. Pero venga, ya, estás tardando

    ResponderEliminar
  6. jugador, muy amable, no se me olvida ese café que tenemos pendiente.

    gaia, contigo también tenemos algo pendiente. Si el relax es sinónimo de aburrimiento estoy de acuerdo contigo.

    tomás, gracias por tu visita. No puedo ver nada en tu blog. ¿Hay alguna forma, por remota que parezca, de leerte?

    sintagma in blue, la formicación cuando se practica con un elefante es un pecado mortal. Limítate, si llegara el caso, a frotar platónicamente con tus antenas sus colmillos pero, ¡no le permitas que intente nada con la trompa!

    detective, se esconde tanta poesía en una mesa de formica como en una silla de enea.

    ResponderEliminar
  7. Muy bien texto... sin embargo, mi repulsión hacia las hormigas (desde pequeña, desde un sueño que tuve donde una hormiga devoraba mi pie) me ha impedido disfrutarlo como al resto de la gente, :-) Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Ahora lo entiendo, ¿son diminutos desde aquel sueño?

    ResponderEliminar
  9. ¡Ay señor!, si Einstein o Planck, o el mismísimo H.G.Wels hubiesen sabido que todo el infinito de sus planteamientos está basado en una p.. hormiga que vomita ácido (está por ver que se lo chute) a estas horas no ocupaban una sola línea de las enciclopedias.

    Buen relato, sr. Pazzos.

    ResponderEliminar
  10. Ana, conoces la
    ORACIÓN A ALBERT EINSTEIN
    de William Ospina


    Advierto con profunda perplejidad
    que el hermoso guijarro que abandono en el aire
    se precipita recto hacia la tierra.
    Tal vez para una hormiga que fuera en el guijarro
    sería más bien la tierra lo que cae,
    verde planeta que se precipita.

    puedes leerlo entero en:

    http://palabravirtual.com/index.php?=ver_poema1.php&pid=10580

    ResponderEliminar
  11. que tal???
    estuve fuera los últimos días, me quedo actualizando un rato, por cierto que no tengo 25!!! unos cuantos más, el 25 es el dia que nací...ojalá fueran los años...

    ResponderEliminar
  12. Me han gustado tus hormigas pero como ya sabes lo "retro" que soy, me quedo con "la hormiga atómica":-"ya saben amiguitos, no olviden vitaminarse y mineralizarse..." y lo decía volando...ahora que caigo...¿volando?

    ResponderEliminar
  13. Maestras de la amargura, estas formigas que se cuelan en mis alimentos.
    Tanino

    ResponderEliminar
  14. Paseo mis dedos por las letras de este teclado para dejarte un comentario. ¿Qué veo ahí abajo? Son hormigas. Hoy, invitadas de lujo ante tu fantástico post.
    Muy original.

    ResponderEliminar
  15. maite, tú dí que son 25 que es una edad bien guapa.

    nancicomansi, el que se vitaminaba y supermineralizaba era SuperRatón. Estuve a punto de ilustrar este post con la Hormiga Atómica. Su grito de guerra era ¡Contra el mal, la Hormiga Atómica!

    tanino, sin embargo, las hormigas odre son muy dulces y hay quien las utiliza como alimento.

    lunarroja, evita que las hormigas rojas invadan tus cráteres colorados. La picazón es irresistible.

    ResponderEliminar